Primatóloga y ambientalista con más de 55 años de investigaciones en África, se ha convertido en una de las mujeres más influyentes de la ciencia del siglo XX.

 “De lo único que me arrepiento es de tener una sola vida” –  Jane Goodall –  

La pasión de Jane por el reino animal se remonta a sus primeros años de vida, en época de posguerra. Nacida en 1934, en el seno de una familia de clase media inglesa, su amor por la naturaleza despertó a muy temprana edad. Mientras sus amigos disfrutaban de los tradicionales juegos de niños, sus días transcurrían entre lecturas y pasatiempos con animales.

Con tan sólo 10 años, la pequeña Jane ya soñaba con viajar a África, era muy joven pero no tenía dudas: había un universo natural que la deslumbraba y haría lo imposible por cuidarlo.

Así fue como a sus 23 años y acompañada por su madre viajó por primera vez a Kenia. Escasa de experiencia pero con una vocación innata conoció al antropólogo Louis Leakey, quien la guió en sus primeras investigaciones y estudios.

En 1960 se trasladó a Gombe, en donde se instaló en una reserva natural de chimpancés salvajes y estudió cuidadosamente su comportamiento. Un viaje de unos pocos meses que sin saberlo, se convertiría en la labor de toda su vida.

En 1977 fundó el instituto que lleva su nombre, Jane Goodall Institute for Wildlife Research, Education and Conservation, cuyo objetivo principal es impulsar programas de conservación de la especie y mejora de las condiciones de vida de los primates. 

Incontables estudios, 26 libros, 100 premios internacionales, más de 20 producciones para cine y televisión, y una vida concedida a la naturaleza, convirtieron a Jane en una de las mujeres científicas con mayor impacto del siglo XX.

Activista incansable y conservacionista de alma, fundó en 1991 el programa “Roots & Shoots” misión es promover el entendimiento entre todas las culturas y motivar a cada individuo para hacer de este, un mundo mejor. Hoy tiene presencia en 120 países, incluyendo Argentina. Jane se convirtió en vegetariana en los años 60, luego de leer un libro y descubrir el terrible maltrato hacia los animale y el impacto negativo que genera la industria ganadera en nuestro medio ambiente. Como ella misma dijo: ¨Comer animales simboliza miedo, dolor y muerte y yo no quiero consumir eso¨.

En 2002 fue nombrada “Mensajera de la Paz” por las Naciones Unidas y al día de hoy, su labor no se detiene, continua viajando 300 días al año para concientizar sobre el daño que el ser humano le está causando al planeta.

Mujer aventurera y conmovedora, reina de la selva y fiel amante de la naturaleza, Jane predica en cada palabra y en cada acto la grandeza de honrar no la nuestra, sino todas las vidas.

Y atesora a sus 86 años, la sabiduría de quien ha recorrido un mundo y el anhelo intacto de quien sueña con salvarlo.

Green Report

Somos un medio de comunicación amigable con el medio ambiente. Compartimos novedades y tendencias de un estilo de vida en armonía con el entorno natural. Nuestro objetivo? Inspirar hábitos y acciones de impacto positivo.

No hay comentarios todavía

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.